26 de mayo de 2008

En diario EL LÍDER, San Antonio


Domingo 25 de mayo de 2008.



Señor

Omar Vera Castro
Alcalde de San Antonio
Autoridades provinciales y
Medios de Comunicación

PRESENTE

Señor Director,

La Sociedad de Escritores de Chile, filial San Antonio, tiene como misión y objetivo supremo, promover el libro y la literatura, incluyendo el desarrollo del pensamiento y de la educación –inscritas en ese histórico formato–, sobre todo en el voceado e hipertransitado “litoral de los poetas”. Por esta razón, nos preocupa sobre manera la nula preocupación de las autoridades (o quizás debiéramos decir olvido) por desarrollar un proyecto que mejore sustantivamente la infraestructura bibliotecaria.

Nos imaginamos que esto no tiene prioridad alguna para el municipio, preocupado de los eventos políticos de corto plazo que movilizan sus deseos y energías, y muchos recursos. Una iniciativas como las que estamos poniendo a la palestra, supone voluntad y un buen criterio decisional.

Hace bastante rato que algunos de nuestros asociados han pretendido colaborar con proyectos que implicaban abordar radicalmente el tema de la infraestructura bibliotecaria y cultural, pero han sido despreciados por la mecánica o la lógica municipal que niega la participación ciudadana, apelando a un asistencialismo que sólo ve a los habitantes como deudores o clientes. Sólo tiene validez lo que surge de las oficinas municipales, lo otro es cogobierno o amenaza. La ciudadanía o el pueblo organizado sólo tienen vigor cuando es manipulado por la autoridad o los poderes fácticos.

Por otra parte, en el ámbito de la producción literaria y cultural, la ciudad de San Antonio vive un momento auspicioso, importantes creadores locales se proyectan nacional e internacionalmente, y esto es producto de un trabajo de rescate y promoción cultural realizado por organizaciones autónomas e independientes. Nuestros creadores, y esto va más allá de la Sech, le han dado una visibilidad a nuestra querida ciudad puerto que no puede darle ningún departamento encargado de medios, ni en la gobernación ni en el municipio.

Es precisamente ese capital el que queremos poner al servicio de la ciudad, y es por eso que, humilde, pero enérgicamente, queremos proponer, como Sociedad de Escritores de Chile filial San Antonio, se nos permita desarrollar un proyecto bibliotecario moderno. Todo esto junto a la Dibam y al municipio. Este último debe asumir sus falencias a este respecto y permitir que la ciudadanía sea protagonista del desarrollo, aunque se trate del desarrollo cultural.

Sin otro particular, se despide atte de uds.

Roberto Bescós Concha
Presidente SECH
Filial San Antonio


Nota: Para ver la carta publicada en EL LÍDER virtual, clickear el logo del diario y luego en buscador anotar Roberto Bescós

Eli Neira en San Antonio

20 de mayo de 2008

Mellado poético

Nuestro compañero en pleno Nuevo canto de amor a Stalingrado, con un final realmente inesperado -incluso esta presentación nos salió verso, oh! que poéticos somos-.

gentileza de Universidad Arcis Valparaíso.

Felipe Moncada


Viernes 23 de mayo, Valparaíso.
Sala Puntángeles.
Editorial F U G A

19 de mayo de 2008

Saint Anthony today



Es innegable que en nuestra ciudad se ha gestado/generado un movimiento cultural potente que está dando sus frutos. Dicho así suena algo happy, pero no podemos dejar de consignar que a pesar de la mierda que nos rodea, un sector activo de la ciudad ligado a la producción cultural ha estado dando una pelea que es... (disculpen el delirio) levemente heroica y cuya práctica y comparecencia es muy superior a la institucionalidad ofertada. Todas las ocasiones que pasamos reunidos en el Espacio Cultural, haciendo lanzamientos, tocatas, seminarios, discusiones y muchas otras actividades, fructifican en cosechas que son el comienzo de algo... muchos son los objetos y las obras producidas. Los compañeros del colectivo Casa Rodante, el Taller Buceo Táctico, los amigos/as del Espacio Cultural y todas las prácticas e iniciativas pauteadas y razonadas, todos los ejercicios discursivos, se sintetizan en el intento por armar una política cultural revolucionaria que cambie el entorno. Hemos de patentar y, por cierto, capitalizar estas iniciativas de liberación territorial que nos permitan construir nuevos espacios comunitarios y ciudadanos, con otros parámetros de desarrollo, con otra ética.

Cuando el otro día junto a Milko Fernández, Osvaldo Garrido, Nino Velasco, Juan Pablo González, Rodrigo Guerra, Florencia Smiths, Juan Carlos del Río, Roxie Lee y otros artistas, en una tocata en lo de Miguel Ángel (hermosa esquina de Llo-Lleo recuperada para la cultura y la ciudad), conversábamos de lo que hay, de lo que viene, de lo que debemos hacer, y me sentí orgulloso de ser un habitante más de San Antonio y de pertenecer a un movimiento que está destinado a promover un cambio radical en nuestra zona y en el país, así de pretencioso.

Estamos siendo capaces de demostrar que la cultura puede ser un instrumento muy eficaz de cambio social, por decir algo del todo sustentable. Todo este entusiasmo no sólo es provocado por la obra de Chinoy o de Roberto Bescós y tantos otros/as que han hecho de la zona un escenario de la productividad, sino también se verifica en la consolidación de un proceso de acumulación de fuerzas político cultural para los desafíos que vienen.

Y todo lo que hemos hecho es plenamente autónomo e independiente, y eso en Chile y en nuestra ciudad no es bien mirado, lo sabemos. Lo normal es "chuparlo", dicho así en la más ordaca, es decir, rendirle tributo a las perras jerarquías espúreas. No es fácil vivir en un país que no es plenamente democrático, en donde la ciudadanía casi no tiene espacios propios, porque todo está copado por la municipalidad y los poderes fácticos. Pero creemos que debemos insistir en esta línea soberana que es la que nos permitirá abonar el camino para generar ese espacio otro, la ciudad otra, de que hemos hablado antes, en donde podamos desarrollar nuestra propia exploración política y nuestros propios diseños de orden social.

Estamos apelando a producir el país otro, ese que se crea desde las experiencias populares y ciudadanas, no el país de los hijos de puta, acabronados con el power o el de los lameculistas que se hartan con el rastrojo o sedimento que deja esa basura humana. Algunos que nos hemos dedicado a la producción de arte estamos trabajando en una experiencia piloto que conecta arte, tecnología y ciudadanía, en un intento interdisciplinario que tiene varios niveles de realización, uno de ellos es el académico y otro es el estrictamente artístico, ligado a experiencias comunitarias. Aquí el tema político es clave o, más bien, es el eje que moviliza nuestras voluntades; hablamos de "político" en un sentido más de práctica operacional que de discursividad ideológica. En su momento informaremos los resultados de algunos trabajos, por lo pronto estamos en plena faena editorial, en la que hemos invertido muchísima energía.

Lo que está más que claro, es que nunca pondremos al servicio de causas demagógicas o politiqueras nuestro trabajo de obra, y tampoco utilizaremos como trampolín para el mercado electoral nuestra práctica cultural, como suelen hacerlo algunos perros concertacionistas o los impostores culturosos y oportunistas que se aprovechan de algunas agrupaciones culturales. No damos nombres para que la culpa sea más evidente.

En este punto, quizás Roxie Lee y Cosme Caracciolo tengan razón -en distintas situaciones- al manifestar su voluntad de llamar a anular el voto municipal que se avecina (y probablemente otros). Si es que hay que enfrentar la asquerosa justa electoral que entusiasma y apasiona a tanto cerdo. "No vamos a ser tan huevones de alinearnos detrás de huevones, otra vez, que no son ninguna garantía política", me comenta el Cosme (es una cita aproximada). Y yo agregaría, simplemente, que no hay candidato de izquierda, que no hay proyecto político, sólo hay el voluntarismo de un aparato que pretende lo mismo que la derecha o la concerta, el control del aparato municipal por mera megalomanía caudillista o por histeria escénica, y tal vez por afán de lucro. La cuestión electoral es pasión de empresarios y comerciantes y publicistas, pero suponemos que el ciudadano corriente no comparte esa obsesión.

Para nosotros el tema electoral es secundario, ahí no está la participación ciudadana y popular, la política está en otra parte. Nosotros la tenemos ubicada en las áreas deseosas que hemos mencionado. Quizás, efectivamente, la mejor opción electoral sea la no opción, la anulación. Lo importante es que lo podamos discutir, ocasiones vamos a tenerlas, por lo pronto nos juntamos el 25 de mayo en el Von Humboldt, y debieran haber otras instancias y ojalá lo pudiéramos hablar cara a cara con los sectores conservadores de la izquierda local y otros.

Lo importante es que las agrupaciones culturales tenemos nuestro propio proyecto -sin pretender hablar por otros-, que no es otra cosa que la continuación responsable de un trabajo que consiste, fundamentalmente en abrir rutas creativas para el desarrollo de los sujetos, cualitativa y cuantitativamente. Y ya que estamos hablando de organizaciones culturales, quiero terminar con una anécdota culturosa libresca que me relataron, que es del todo sabrosa y que da cuenta de lo loquitos que somos, y de por qué amo a esta ciudad: el sábado 17 de mayo a eso de las diez de la mañana, más o menos, un sujeto histérico -no podríamos usar otro adjetivo- apareció por los blocks de departamentos de Capitán Orella con un megáfono, voceando que por encargo de la Sociedad de Escritores de Chile y en el contexto del año internacional del libro, procedería a repartir textos gratis a la comunidad. Enunciado que repitió unas tres veces. Igual que los amigos evangélicos que suelen desatinar con los horarios de prédicas callejeras, este iluminado aparece tempranito un fin de semana a meter bulla, pero por "una buena causa". Y al parecer más de alguien fue hasta el vehículo utilitario en que transportaba los libros, a buscar el suyo. Yo soy miembro de la Sech y algo así me suena a nada y tampoco estamos en el año internacional del libro. Se trataba simplemente de un voluntarismo sospechoso y de una actitud infantilista. El supuesto servicio a la comunidad termina entonces siendo una agresión. Es la típica del poseído por la verdad que manipula a partir de un acto que no puede ser rechazado, a pesar del descriterio. Después comentábamos el hecho con algunos compañeros con cierta hilaridad (cagados de la risa), y alguno recordó que ese día había la proclamación de un candidato, cuyos apoyadores -algunos- tienen ese perfil sicótico, otro recordó que le parecía que había un proyecto así en la Gobernación o simplemente fue un agresor anónimo que reaccionaba frente a un contexto que le es adverso "haciendo el bien". Quizás el tipo después fue a la feria o algo así, pero de que se trataba de un acto odioso disfrazado de benignidad, no me cabe duda. De todas formas lo encuentro espectacular como anécdota, y me tinca incluso como tema para desarrollar un proyecto narrativo.

Compañeros, seguimos en batalla, no la estamos pasando demasiado mal en la lucha, metidos en nuestras trincheras, el hoy es el ayer y el futuro juntos, hay que puro darle no más.


Marcelo Mellado


Nota: Me dieron un premio que tiene un cierto peso en el orden cultural nacional y que, obviamente, es coherente con lo que estamos haciendo en San Antonio, por lo tanto, se trata de un premio compartido con todos los compañeros y compañeras que estamos en esto. Claro que sólo en el aspecto simbólico, porque la parte material se rige por otros parámetros.


18 de mayo de 2008

Día del Libro, Biblioteca Nacional.

Floridor Pérez, Omar Cid, Roberto Bescós, Andrés Morales y Juan Cameron

Omar Cid -moderador-, Roberto Bescós -leyendo CILANTRO- y Andrés Morales

Ximena Troncoso, María Inés Zaldivar, Malú Urriola, Florencia Smiths y Astrid Fugellie

Jaime Valdivieso -a la izquierda- acompañando a las poetas


Partimos con el taller a Santiago, el 23 de abril, a celebrar el Día Internacional del Libro y la Lectura. Fuimos esperanzados puesto que ese mismo día salió en El Líder, diario local, la entrevista a nuestro compañero Marcelo Mellado, a propósito de su premio (quien iba camino a Buenos Aires junto a la Editorial Calabaza del Diablo), entrevista previamente publicada en este blog.
Y cómo no emocionarnos, cuando llegamos a la biblioteca, la obra de Gabriela Mistral nos recibía con citas, fotografías, cuadernos, ejercicios de rimas y demases.
Arribamos temprano, junto con el poeta Juan Cameron, haciéndonos partícipes de una invitación extendida por la SECH y dando a conocer nuestros puntos de vista y por supuesto, nuestro trabajo de escritura.

El informe del viaje y toda la jornada en torno a la celebración, viene pronto.